“Cómo salvar un planeta: La Guerra de Ysaak de DrossRotzank”

Luego que seres antropomórficos crearan una utopía tecnológicamente avanzada, el omnipotente Pumo da a conocer su intención de destruir Yóvedi. Tras contactar a Hathor, –elfo pirata proveniente de la luna Titán– el dragón Varuuna da pie a una alianza a través del Sistema Solar para descubrir la naturaleza del invasor, comprender su móvil, y salvar el planeta.

*

Además de la tercera novela publicada por el youtuber venezolano Ángel David Revilla bajo el alias DrossRotzank, La guerra de Ysaak es la continuación para su opera prima Luna de Plutón. Siendo historias independientes en el mismo universo ficticio, la linealidad no exige leer una para comprender la otra.

*

Dross suele afirmar en sus videos que La guerra de Ysaak es su mejor obra, que recibe excelentes críticas literarias (la que hice hacia Luna de Plutón está en línea), y que encantará a sus lectores.

*

Predominando entre youtubers hispanohablantes, es raro que Dross olvide la opinión pública en pro de humor negro versátil e icónico para la época experimental previa a su contenido y audiencia actuales. Lo conocí hace más de una década, cuando escribía libremente para lo que tenía facilidad, era más de su agrado, y armonizaba con su forma de ser.

De haber priorizado y publicitado los textos de humor negro (lo mejor en su producción literaria) en el blog a través del cual se dio a conocer, sus seguidores actuales lo habrían tachado de grotesco y los hubiera perdido.

Comparada con antaño, su producción actual –audiovisual y literaria– conformada por elementos aparentemente profanos y terroríficos apunta hacia una broma de mal gusto.

Desde tiempos del blog, para los llamados ‘fans de huesos negros’ la literatura de Dross era rica, acertada y bien encaminada siguiendo la senda de los artículos humorísticos antes que la del cuento (presente de manera esporádica), siendo ésta última en la cual presentaba mayores aspiraciones literarias. Basta comparar el relato más atrayente en el sitio web con la entrada ‘Poesías de Dross’.

*

Dross generó interés hace aproximadamente una década con la entrada en el blog ‘La Guerra de Ysaak’, cuya nota introductoria se refería al texto como un cuento experimental (lo que quiera que eso signifique).

Siendo un texto electrónico, postergué su lectura hasta la irrealización.

*

Una norma para la noble exploración literaria dicta: “Hay demasiado por leer. El lector otorgará una única oportunidad al autor”.

La segunda oportunidad a un autor mediocre es un caso extraordinario, y no planeé darla a Dross. Tratándose de cualquier otro autor, si leer Luna de Plutón no hubiera influido a no leer La guerra de Ysaak, la trama de éste último lo hubiera hecho.

En palabras de un profesor, Luna de Plutón “no es la gran cosa”; no fue trascendental, ni generó suficiente interés como para explorar la obra de Dross. La experiencia se habría limitado a lectura y crítica, pero Dross obtuvo el indulto debido, tanto al mérito vitalicio con que cuenta su blog, como por buen –aunque esporádico– contenido entre una pobre producción audiovisual.

portada_la-guerra-de-ysaak_dross_201701261913

*

Pésima idea

Pese a la común influencia que la moda ejerce sobre el ritmo de selección lectora, no suelo comprar y leer una obra justo cuando sale al mercado.

‘La guerra de Ysaak’ tardó una década en pasar de lo digital a lo rústico, y pude leerlo.

*

Antes de adquirir La guerra de Ysaak, con el archivo en Word como única referencia, asumí que éste abarcaría gran parte de la novela, pero sólo se trataba de un prólogo con alrededor de cincuenta páginas cuyos interlineados y tamaño de letra generaron un formato concurrido bastante peculiar y notorio.

Tras leer el prólogo descubrí en qué me había metido.

*

Procrastinación literaria

Innecesario escribir más sobre la trama o estilo en La Guerra de Ysaak. Basta plantear de manera simplista lo ya mencionado.

Para colmo: explanación.

Es molesto prolongar la llegada de un final predecible sin algún elemento de por medio que lo justifique.

Independiente a la extensión del texto, importa lo que valga la pena entre inicio y final.

Conociendo el final o, al menos, siendo predecible, el autor debe justificar el recorrido, y La guerra de Ysaak hace lo opuesto.

jason-giraldo-thedoormedcr.jpg

*

Simple deducción

  • Planteamiento: utopía emblemática dentro de la ciencia ficción (que roza peligrosamente en lo trillado).
  • Conflicto: derrotar un invasor todopoderoso.
  • Final: destrucción del invasor.

Uno gustaría contenido profundo, interesante y evocador a lo largo de quinientas páginas, en lugar de una larga narración que no avanza ni genera empatía hacia personajes planos en situaciones comunes, absueltos de momentos tensos.

*

Fontaneros en el espacio

La guerra de Ysaak no cumple la función primordial para el arte: sumergir al espectador en la obra de manera que olvide que se trata de una obra.

La buena narración, el buen poema, la gran pintura, o la sublime puesta en escena privan al espectador de la pasividad por medio de verosimilitud.

En ningún momento La guerra de Ysaak genera verosimilitud.

La regla básica para el ficcionador en cualquier ámbito resulta evidente a nivel narratológico: no hay tema imposible de abordar. No en balde Stephen King no descarta escribir sobre fontaneros en el espacio.

Lo cautivador en un tema se reduce al talento del escritor. Por más fantástica o relevante que resulte una idea, sin saber plantearla ni desarrollarla, no conmoverá al lector ni trascenderá. El lector no está obligado a comprender la importancia de una obra, ni se esforzará en hacerlo. La propuesta del artista talentoso despierta el interés del espectador en cosas –hasta entonces– triviales para él.

*

Síndrome de Guasón de Leto

Cantidad no es sinónimo para calidad, y La guerra de Ysaak pudo ser tanto o más entrañable que Luna de Plutón, de no haber sido mal encaminada.

Hasta hoy, en lo tocante a producción literaria, Dross cree que la pasión durante su proceso creativo guarda relación de equivalencia con la aceptación por parte del público pero, exceptuando la aprobación unánime por parte de sus seguidores en Youtube, no hay elogios literarios hacia su obra.

Yo habría querido ver al menos una crítica (favorable o no) que valiera la pena, de alguien que no fuera un quinceañero con nada más que una reciente novela de Star Wars, una entrega de Harry Potter, y otra tocante a Minecraft al fondo.

La síntesis depurada de pretensión pudo haber mejorado La guerra de Ysaak. La estructura del cuento es la herramienta ideal para purgar textos de aquello a lo cual King se refiere acertadamente como “paja y tonterías”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s