En la esquina de mi cuarto

Daniel Greene

Por las noches un hombre se sienta en la esquina de mi cuarto. Puedo ver su silueta oscura dibujarse contra la pared.  Aunque se mueve por los muros, oigo sus pasos desde el pasillo: quiere distraerme,como aquellos fantasmas que entre más cerca están, más lejos se escuchan. Pero yo soy una chica lista. Cumplí doce y ya puedo defenderme sola. Mamá dice que soy bien portada y, sobre todo, inteligente. Por eso, aunque lo escuche fuera de mi cuarto, me oculto bajo la colcha, porque el hombre se esconde en la oscuridad y ya no lo puedo ver. Me hago la dormida para que piense que estoy muerta y ya no se me acerque.

Sigue leyendo En la esquina de mi cuarto

Cacería

Velas de cumpleaños envueltas en un halo fantasmal grisáceo que danza hasta perderse entre las partículas del aire que respiran los invitados. Cymtra ya es mayor de edad; conlleva más de una responsabilidad una vez que el pastel se termina y el montón de trastos se apila en el fregadero. La noche se presenta ante ella como la oportunidad de demostrar, ante la sociedad que la acompañó en el día, a inmiscuirse en el trámite hacia la madurez.

Sigue leyendo Cacería

Mis queridos padres

Ronnie Camacho Barrón

¡Los macarrones están listos!, ¿sabes?, nunca pensé que te traería a casa, no eres muy simpático y realmente muchos te tenemos miedo, pero bueno mis padres querían conocerte y que mejor forma de hacerlo que invitándote a cenar.

Ya quiero que den las ocho para que se despierten y al fin te puedan conocer, sé que para ti es muy gracioso molestar a los demás y más centrarte específicamente en mí solo porque soy adoptado, pero Mamá y Papá ya me había advertido que muchas personas no lo entenderían y que otras más se reirían de mí solo por eso.

Sigue leyendo Mis queridos padres

Me tienen miedo

Alejandro Negrete

Me llamo Brisa. Me tienen miedo, solo tengo trece años. Hace días que estoy en este lugar. Tengo puesto este chaleco que no deja mover mis brazos.

Todo comenzó una noche. Estaba de niñera en la casa de mis vecinos, los Prado. Se iban a una fiesta y me preguntaron si podía cuidarles a su hijo Julián, un bebé de dos años. Acepté.

Sigue leyendo Me tienen miedo

Juego de niños

Andrés le teme a los payasos, así como le teme a los perros y a la oscuridad. Andrés tiene 8 años y hoy es su cumpleaños. A diferencia de otros niños, este día le molesta, así como le molesta la actitud de mamá. Le encantan los regalos y el pastel, pero sabe que para llegar a ese momento del día debe soportar convivir con otros niños, juegos y todo eso que ha preparado mamá porque dice que lo quiere mucho.

Sigue leyendo Juego de niños

Preparándome para la noche

Fer Del Rosario

Sin un gran armario
no hay cabida
más que en un cajón
para un monstruo.

Y sería tan pequeño
el ente que habite un cajón
que no asustaría.

Y no hay demonio que
aceche mi habitación
y no sea iluminado
hasta sus más oscuros planes.

Relleno cada rincón
iluminado cada recodo
no hay lugar para las sombras
no hay espacio para el horror.

(Cae la noche)

Juntando las pestañas
descubro el espacio
entre párpado y ojo
suficientemente oscuro
para una pesadilla.

El abrazo del espectro

Andreyna Herrera

Una habitación de dos camas
nadie duerme en una de ellas
fue de alguien que falleció
tenía olor de ausencia…
Con la carita risueña de niña
se va temprano a dormir
los dulces sueños de fantasía
acurrucada entre el silencio…
Alguien hace rechinar la cama
se siente la presencia de alguien
la pobre niña se queda inmóvil
es el abrazo de espectro…
Quiere abrir los ojos y no puede
grita: ¡ayúdame mamá!
no importa cuán rápido corra
no puede despertar ni huir…w
Despierta asustada la niña
solo hay la otra cama vacía.
Será solo una pesadilla
se repite de nuevo en la noche
es el abrazo del espectro
que se alimenta de la vida…
No puede irse sin absorber
la energía de alguien frágil
ahí está una niña solitaria
presa fácil, criatura de luz…
No dice a nadie lo que pasa
sabe que es una niña callada
que nadie la escucha
que nadie le creería del espectro.
Se está quedando sin energía
con la cara pálida como la muerte
duerme cada noche
con el abrazo del espectro…

Papá volvió a casa

Andrei Lecona Rodríguez

1 de junio 2006

Querido diario: Mamá me encerró otra vez porque no quise comer lo que me cocinó. Estoy muy triste. De verdad intento comer lo que mamá me sirve, pero su comida es horrible. Siempre me siento enfermo después de comer lo que me da. Además, nunca me lleno, aunque coma mucho. Cuando termino de comer lo que mamá me prepara, me siento más hambriento que antes. Mamá dice que no está bien comer carne, que es lo mismo que matar. También me dijo que por eso dejó a mi papá; que por eso nunca me dejará verlo otra vez, porque come carne. Yo creo que matar no está mal, siempre que sea para comer. Pero tengo mucho miedo, no quiero que mi mamá me deje. Le prometí hacer un esfuerzo para que me guste su comida.

Sigue leyendo Papá volvió a casa

El Nahual Errante #7 Tili Tili Bom: miedos infantiles

«Los monstruos son reales, y los fantasmas también: viven dentro de nosotros y, a veces, ellos ganan».

Stephen King

¿Puedes escucharlo? A veces se oculta debajo de la cama, dentro del ropero, en la oscuridad del cuarto. Otras veces puede ser el ruido de las ramas rasgando la ventana, la madera crujiendo. El miedo crece con nosotros y puede acompañarnos hasta el último aliento. Comienza con el coco, el hombre del saco, el señor que te va a llevar y sin fin de artilugios que usan los padres para asustar a los niños. Este número 7 del Nahual Errante quisimos adentrarnos en los miedos infantiles, los que nacieron en la etapa más temprana de nuestro ser y aún se asoman de vez en cuando. Los miedos infantiles marcan la personalidad, pero ¿cómo es que llegamos a construir estos monstruos de la ficción a lo real? Chino Damián nos habla de como este “monstruo” puede trasgredir en ambos mundos.

En la literatura tenemos Nuestra parte de noche de Mariana Enríquez donde los personajes infantiles nos mostrarán cómo los miedos que se gestan desde una edad temprana terminan siendo fundamentesles para las desiciones del futuro. En el cine, tenemos a The babadook donde se analizará al personaje de Samuel y su encuentro con un libro para dormir aterrador.

En la música exploramos las curiosas nanas para dormir y como sus aterradoras letras han pasado a través del tiempo causando pesadillas más que placidos sueños. Podrás oír la selección que tenemos para este número en nuestro canal de Spotify y YouTube.

Por último, agradecemos a todos aquellos que colaboraron con sus textos para la creación de éste número. Gracias a los participantes que se manifestaron por medio de la convocatoria y decidieron jugar con la temática de este número.

Espero sea un número que nos remita a la infancia, cuando veíamos películas de terror y después debíamos enscondernos debajo de las sábanas.

Todos los pájaros caen al suelo

Escoria Medina

Hice todo lo que Dios nunca hizo por ti y eso que rezaste un chingo después que el viejo se murió. Sí, te quedaste sola, o eso le decías a todos, como para que sintieran pena por ti, pero yo me quedé, acuérdate de eso, yo me quedé.Habríamos permanecido bien solas, con nuestra vejez de por medio. Habríamos estado bien, pero quisiste llenar el vacío de tu Dios mudo y de la ausencia que deja la muerte con lo que fuera porque nunca te bastó mi compañía.

Sigue leyendo Todos los pájaros caen al suelo