Virus y Pandemias

Vivimos un momento caótico. Lejos estaba pensar que las películas apocalípticas estaban a la vuelta de la esquina. El imaginario nos hizo creer que la caída vendría después del gran contagio, el último cataclismo, la invasión alienígena, pero a miles y miles de años en el futuro.

“Eso no me va a pasar a mí”, el gran himno egoísta para negar la realidad. “Eso no existe”, “No puede ser real” y antes de poder asimilarlo estábamos recluidos en nuestras casas. El miedo y la ignorancia se hicieron presentes para mostrarnos que en un final inminente somos todos contra todos, ¡Qué se salve quien pueda!

Mientras tanto, los otros habitantes de este planeta recuperan los espacios que la gran peste humana les arrebató a la fuerza. El planeta necesitaba un respiro y pienso fue amable al exigirlo de esta manera, pudo haber sido peor. La próxima vez no será tan indulgente. Al final de todo “¿quién ha sido el animal?”. [1]

Parar de la gran carrera diaria para reflexionar sobre todos los beneficios con los que contamos. Observar al otro, al que no puede detenerse y echarle una mano, ser solidarios, es lo que se esperaba de una sociedad que rescató de las ruinas a otros después del terremoto. A cambio vemos saqueos, acumulamiento de productos básicos, alza de precios, oportunismo.

Un caos económico se avecina y nuestro mentor es el consumismo. Hemos creado nuestra propia destrucción.

“Los niños que quieren crecer para comprar y vender, para vender y comprar, para usar y tirar y hacer la rueda girar y girar. Y aunque el cielo se vuelva oscuro va a girar y girar. Aunque los chicos se mueran en tu puerta va a girar y girar. Aunque tu abuela junte cartones va a girar y girar. La rueda que mueve al mundo va a girar y girar.”[2]


[1] Larva, Los leones volverán, El día de la peste

[2] La rueda que mueve al mundo, los espíritus, Agua ardiente


Nuestras Redes Sociales

El Horror del vasto universo

Lord Crawen

Cuando el hombre lo descubrió, le ha sido imposible no mirar al cielo y preguntarse ¿qué hay más allá?

Pasando a través de los primeros estudios astronómicos y astrológicos basados en hipótesis de los antiguos griegos, romanos, culturas mesoamericanas y estudiadas en la edad media; los misterios del vasto espacio al que solemos llamar universal, siguen a la fecha, siendo un misterio.

Sigue leyendo El Horror del vasto universo

El Nahual Errante: Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae.[1]

Los inicios siempre son emocionantes y no hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla. Algo teníamos que hacer con nuestras asquerosas vidas, más allá de trabajar y perdernos en la rutina del día a día. Aquí está nuestra propuesta, nuestras letras y nuestra extraña manera de concebir del mundo. El Nahual Errante está vivo y está compuesto de todas las partes inmundas de la literatura que la academia desprecia. Nosotros no somos dignos de la crítica rigurosa, pero somos la razón, el detonante para futuros y hambrientos lectores con toda una escuela de autores cíclopes a nuestras espaldas.

Sigue leyendo El Nahual Errante: Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae.[1]

Los finales felices no son para siempre

Reafirmo mi necesidad de escribir y mi terquedad de fracasar en este medio por pura supervivencia y amor propio. Yo que no le tengo en lo absoluto nada de respeto a mi vida. Yo que no busco ser mejor ni cambiar el mundo con lo que escribo. Yo que digo tanto y no hago nada.

Sigue leyendo Los finales felices no son para siempre