Insignificancia cósmica: En las montañas de la locura

La base del antropocentrismo es mirar al ser humano como el centro del universo por ser el eje de estudio de las ciencias y el conocimiento. La estabilidad y el progreso de la humanidad se tambalea en el pensamiento científico por lo que ¿qué podría ser más confiable que un hecho calculado por la ciencia? No hay mayor credibilidad para el hombre que un dato corroborado bajo el nombre de la ciencia. Los dioses han muerto bajo la misma premisa ya que no pueden ser justificados por ningún hecho científico, así como el ocultismo y la magia que han sido tachadas de charlatanería por no poder demostrarse bajo la premisa del pensamiento lógico.

Sigue leyendo Insignificancia cósmica: En las montañas de la locura

Abadón

Leidy Ruiz Machado

Escucho tu llamado
Oh, titiritero de las almas.
Estoy rota.
Introduce tu lengua
en la savia de mis miedos.
No más trajes de carne
sobre mi ventana.
Ni risas de insomnio
columpiándose en la noche.
Ven.
Crecerán hilos dentro
de mi cuerpo
y clavos de sangre
restituirán mi cabeza.
No teman oh pequeños.
Seré su aya entre tanto
él regresa.
Beban de mis huesos,
la ofrenda ante el altar
de sacrificio.
Bulle el éxtasis
en las venas.
Espasmos de dolor
relucen en mi garganta.
Y una barca sepulcral
espera atenta por mi espíritu.


Invocación

Dayanet Polo Matos

Suena el Zomuscán,
tambor de mi pueblo.
El ritmo te llama.
Ven Xihualpanatl.
Asciende
Rompe
Brota
Desgarra.
Repta hasta mis brazos
único titán.
Muerde.
Devora.
Has crujir los huesos
de estos innombrables
hombres sin valor.
Escucha mi canto
y emerge
Ven a esta devota,
Xihualpanatl.

Sigue leyendo Invocación

El terror del ego

Miguel Diaz Barriga

Ayúdame imaginando lo siguiente: hace muchísimos años, en el inicio de la humanidad, un hombre, tal vez anterior al Homo Sapiens, vio salir del cielo nocturno una luz semejante a una serpiente, por cómo se movía, pero también a un árbol por sus ramificaciones; la vio surgir y desaparecer. Unos segundos después escuchó un rugido estridente, rompiendo la noche por completo, se asustó. Sin duda pensó que estaban relacionados, pero no entendía que estaba viendo ni escuchando. ¿Era algo vivo que gritaba al desaparecer? ¿Qué clase de ser vivo brilla de esa forma? ¿Por qué su rugido era tan potente, como ningún otro que conocía? ¿Era, acaso, un ser más allá de él? ¿Un ser por encima del león o de un águila y del humano? ¿Lo que había visto era un dios?

Sigue leyendo El terror del ego

Deseo y desesperación

Leonora Zea

Desde que Maya lo había conocido, desde que se había dejado enamorar por esos ojos verdes y seducir por las palabras que la hacían reír hasta el llanto, había llorado y sufrido por una pérdida que no era suya, por un dolor ajeno que, de algún modo, de vez en vez la acechaba entre sueños y pesadillas.

La vida a lado de Rafael era simple. Las peleas eran pocas y las pláticas largas. Las noches de película y los domingos de museos no faltaban en el calendario y a pesar de todo el amor y toda la felicidad que se puede tener al estar al lado de la persona indicada, el mes de octubre de cada año se llenaba de nostalgia.

Sigue leyendo Deseo y desesperación

Solo para desahuciados

Eric Michel Villavicencio Reyes

“Solo para desahuciados”, clama el cartel de la entrada, y quizás por eso no se le acerca nadie, a pesar de ser un restaurante vacío en un día convulso.

Cumplo los requisitos, y estoy hambriento. Obras de caridad como esta no se ven todos los días; apenas una olla de sopa y una papa para todos suele ser más que suficiente para contentar a los muertos de hambre.

Entro, me recibe una calidez inusitada, algo que no conozco, o finjo no conocer para no extrañar. Las empleadas, todas mujeres, me esperan formando una fila, me guían a una mesa con una sola silla. Todas sonrientes, todas expectantes.

Sigue leyendo Solo para desahuciados

Bacanales

Andrei Lecona Rodríguez

Oculto entre la espesura de los abetos, el detective Sepúlveda observaba al tropel de enmascarados adentrarse en las ruinas de la iglesia. Su instinto de veterano le decía que algo no estaba bien. Se suponía que Damián, su joven compañero, lo encontraría en ese preciso lugar, pero los minutos pasaban y no había señal alguna del novato. Sepúlveda miró su reloj.

—Más de veinte minutos tarde ¿Lo habrán descubierto estos sujetos? — Pensó, preocupado. —No, no es posible. Habría habido alguna conmoción. No estarían tan tranquilos estos locos.

Sigue leyendo Bacanales

Escape

Andrés Muñoz

12 de mayo del 2023, Santiago de Chile.

La detective de narcóticos, sargento Angela Ponce, hizo zoom con sus prismáticos digitales para mirar aún más de cerca un intercambio ilícito a las puertas de un antro escondido entre los callejones húmedos y mal iluminados del centro. Los objetivos, seguidos hace meses, son parte de una célula sectaria acusada de crimen organizado y producción de drogas químicas.

La policía había modificado un foodtruck para esconder a dos personas en un compartimiento paralelo con ventanas mimetizadas, sin deformar el chasis ni afectar a los cocineros que atendían al público.

Sigue leyendo Escape

Alucarda

Jorge Luis Lozoya

Las películas donde el esoterismo, la magia negra y el anticristo mostraban una visión del despertar a la edad sexual y del cómo el sexo es brutalmente reprimido por la sociedad en general y por la religión católica en particular se volvieron piedra angular del cine de horror a nivel mundial desde los principios de este arte. México por su parte, ofreció al mundo un subgénero anticristiano y diabólico lleno de posesiones y perversiones sexuales que en los años 70 lograron darse a conocer dentro de la moda del cine de explotación mexicano o Nunsploitation.

Sigue leyendo Alucarda