Los demonios que poseen a Devilman Crybaby

Hoy quiero aprovechar que está todo el hype sobre Devilman Crybaby para hablar un poco de ella y dar mi opinión sobre esta serie. Debo admitir que soy parte de la minoría que no ama Devilman Crybaby.

Como no quiero meterme en líos con nadie diré de una vez que habrá spoilers y todo lo que contenido en el texto es completamente subjetivo, por lo que no debe considerarse como la verdad absoluta.

Seguir leyendo “Los demonios que poseen a Devilman Crybaby”

Vas a cargar con ese peso: Cowboy Bebop

¿Qué obtienes al mezclar anime, jazz, spaggetti western, cine noir y cinco inadaptados sociales todo dentro de una space opera? Genialidad pura, por supuesto y se traduce en dos sencillas palabras: Cowboy Bebop.

Creada por Hajime Yatate y dirigida por Shinichiro Watanabe fue estrenada  el 3 de abril de 1998 en la cadena de televisión japonesa TV Tokyo y producida por los estudios Sunrise. Cowboy Bebop ha sido descrita como uno de los animes más exitosos de todos los tiempos, adaptando en su compleja estructura todos los elementos característicos del anime pero sazonándolos con elementos de distintas corrientes occidentales que le permitieron derribar fronteras donde otros animes excelentes, pero con una personalidad más local, no ha podido competir.

Todo comienza en el año 2071, casi 50 años después de que el accidente con la puerta hiperespacial sobre la luna dejó la tierra devastada, en un asteroide pobre y caluroso, lleno de refugiados donde las esperanzas están más allá de la frontera y el futuro se vislumbra con dolorosa claridad en el horizonte, que lleva por nombre “Tijuana” (guiño guiño) donde Spike Spiegel, un hombre sin edad y sin pasado,  persigue a un traficante que ha robado la droga conocida como “ojos rojos” a su anterior pandilla, por las calles del cuerpo celeste terraformado en busca de la recompensa ofrecida por atraparlo vivo o muerto.

Bebop_Exterior_Mars.png

A partir de aquí la historia nos involucra en la vida de un par de cazarrecompensas, por completo al estilo del viejo oeste americano, donde la extensión del territorio es tan inmensa y la organización del gobierno tan precaria que la ley es incapaz de mantener el orden y ofrece recompensas por la captura o eliminación de criminales más peligrosos del sistema solar.

Jet Black, un hombre cínico y taciturno, ex agente del ISSP (internal solar system police), acompaña a Spike, desde la Bebop, un viejo carguero espacial, como socios en la profesión de atrapar criminales y forajidos para reclamar las recompensas que el gobierno ofrece por su captura y así lograr el anhelado sustento de cada día. Sin embargo, pese a las habilidades que poseen, se ven en constantes dificultades para lograr sus metas, pues la inherente ambigüedad moral de su profesión, la complejidad de sus personalidades quebradas y problemáticas, sumadas a un par de vidas pasadas que luchan de manera constante por salir a la superficie, impiden la eficiencia en un trabajo que, de otra manera, debería ser frío y por completo impersonal.

Conforme la trama avanza se une a ellos Ein (diminutivo de Einstein), un Welsh Corgi genéticamente alterado cuya inteligencia superior es comparable a la humana,  Faye Valentine, una mujer hermosa y sin pasado con  una personalidad egocéntrica y narcisista que se encuentra atada a deudas de juego y Eddie Wong, una niña conocida como Radical Edd, cuyas habilidades como Hacker son casi tan impresionantes como su excentricidad y carisma.

8e0fa4d4d8413edddbf9be34b89dbed6

El argumento es simple, Jet y Spike cazan criminales para sobrevivir al más puro estilo del viejo oeste en el espacio. La trama, se desarrolla durante dos temporadas de veintiséis episodios en los que de manera paulatina, presenciamos el desarrollo de la historia  de cada uno de los personajes dando pequeños vistazos a sus pasados y presenciando situaciones que disparan gatillos de memoria para cada uno de ellos, llevándolos a enfrentar, incluso, figuras de su pasado que los ponen en un estado vulnerable y catártico, mientras una segunda historia se desarrolla en el fondo, la cual, nos lleva hasta la confrontación final con los demonios de la tripulación del Bebop.

Cada historia desarrollada nos acerca un poco más a los personajes y con cada episodio, nos relacionamos de modo más íntimo con cinco individuos de personalidad inestable, desesperanzada y solitaria que con cada nueva aventura, comienzan a estrechar lazos a pesar del poco o nulo interés que tienen en lograrlo, llevándonos a situaciones llenas de adrenalina donde los personajes, al borde de la muerte, descubren que están más unidos de lo que les gustaría, viviendo en un espacio tan reducido y en un lapso de tiempo tan corto. Las situaciones forzan el trabajo en equipo pues, para comer, todos tienen que participar de la profesión y ayudar en la caza de  los criminales y aunque cada uno de ellos posee cualidades útiles para el trabajo, unidos combinan un grupo más que eficiente.

La  serie no sigue una línea argumental clara y si bien, carece de elementos innecesarios como capítulos de recopilación o de relleno, los episodios pueden desconcertar al observador casual y hacerlo sentir fuera de contexto pues la narrativa se basa, por un lado, en la esencia del Bebop que es un arreglo improvisado de jazz y, por otro lado, en un estilo de vida precario e imprevisible, en un escenario donde las fuerzas de la ley carecen de la capacidad o el interés de lidiar con todas las amenazas para la sociedad y es en este nicho donde justifican la labor de los caza recompensas.

La historia principal de la serie, que involucra a Spike con un pasado que termina por alcanzarlo, se oculta en diversos sucesos dentro de la trama que afectan de manera directa o indirecta a los protagonistas, pero que al final, llegan a un culmen que comienza a hacerse evidente desde los capítulos continuos Júpiter Jazz pt. 1 y 2. No obstante, comprender que ni la serie ni los personajes intentan desarrollarse sobre una línea clara es parte fundamental de la narrativa pues el  modus vivendi de los protagonistas se concentra en lo inesperado y hasta lo improvisado. Las oportunidades de ganar dinero los llevan a trabajos y situaciones poco ortodoxas, ya sea enfrentando a eco terroristas que utilizan un arma biológica que transforma a la gente en simios o trabajando por una recompensa que involucra a uno de los personajes con la persona por la que decidió dejar su antigua vida atrás. En pocas palabras, la serie busca carecer de una cohesión clara en su línea argumental para permitir a los personajes desarrollarse en un ambiente libre de sus vidas pasadas que, sin embargo, terminan por alcanzar a cada uno de ellos.

Cowboy_bebop_spike_spiegel_super

El soundtrack, creado por Yoko Kano y  The seatbelts,  es una delicia, convirtiéndose en una de las cualidades más brillantes y aplaudidas de la serie. Cada canción permite al espectador involucrarse de modo emocional con la situación del momento, generado un poderoso lazo sensorial y creando, en cada instante, el ambiente adecuado para la escena. El compendio musical no se basa por completo en el jazz o su manifestación Bebop, sino que bebe de cada género posible para crear el lazo emocional adecuado a la situación que viven los personajes. Es por ello que podemos escuchar la belleza de la armónica de blues en “Spokey Dokey”, la suavidad el jazz con el saxofón en “Space Lion”,  la potencia vocal de Steve Conte en “Rain” o el Bebop más puro con “Tank”.

1200x630bb

El contexto musical de la serie es tan poderoso que, incluso llama a los capítulos “sesiones” que se extrapola al concepto de arreglos improvisados de jazz por un grupo reducido de músicos habilidosos, el cual es el concepto del Bebop como manifestación del jazz y es la idea principal detrás del grupo de cazarrecompensas. De igual modo, cada capítulo lleva por nombre o bien, el título de un éxito musical como “Sympathy for the Devil de The Rolling Stones o “Wild Horses, también interpretada por los Stones pero original de The Sundays, o una referencia musical como “Heavy metal Queen” o “The Real Folk Blues pt. 1 y 2”.

Knockin’ on Heaven’s Door

 Cowboy_Bebop_Knockin'_on_Heaven's_Door_poster

Knockin’ on Heaven’s Door, conocida en occidente como Cowboy Bebop: The Movie, es un ova (original video animation) o película estilo spin off de la serie y agrupa a los cinco personajes en una aventura por completo ajena al desarrollo de la trama principal y nos lleva a una versión de lo que resulta la esencia del día a día de la tripulación del Bebop.

La película se desarrolla en Marte, el asentamiento humano más grande y exitoso desde que la tierra quedara casi por completo inhabitable. En esta historia, se aproxima el día de brujas y la ciudad Alba, capital de Marte, se prepara para festejar la noche de brujas a lo grande con un carnaval, desfile y disfraces. Mientras tanto, unos días antes de la noche esperada, Faye persigue a un hacker llamado Lee Samson, no obstante, cuando está a punto de atraparlo, el camión que este conduce explota liberando un arma biológica en medio de la ciudad que marca el comienzo de una oleada de ataques terroristas y nuestro grupo de cazadores se ve involucrado en la cacería cuando la impresionante recompensa de trescientos millones de Woolongs (la moneda oficial del sistema solar) es ofrecida por la captura del responsable de estos ataques con armas biológicas. Cada miembro de la tripulación maneja el trabajo a su manera, Jet busca pistas con sus contactos en el ISSP, Faye continua tras la pista del hacker  Samson, Ed usa sus habilidades informáticas para encontrar información que les resulte útil y Spike barre las calles en busca de alguien que sepa algo.

giphy.gif

La trama se desarrolla al más puro estilo que Watanabe ha inscrito en Cowboy Bebop, agregando misterio, acción, comedia y suspenso en la búsqueda por descubrir quién es el responsable de los ataques, qué intenta lograr y cómo detenerlo. El diseño de los personajes es por completo fiel a la esencia de la serie, tanto así que podrían ser un par de capítulos dentro de la trama principal. Los nuevos personajes se manifiestan en la historia de manera limpia y orgánica permitiendo a Vincent y Elektra relacionarse con la tripulación del Bebop sin forzar las relaciones, explotando la soledad y la melancolía de los personajes de la mejor manera posible y encontrando que, incluso en una crisis como ella, son los parias, los inadaptados de una nueva sociedad, las personas que terminan involucrándose en un problema de dimensiones globales y que sobrepasa lo que podría concernir a un simple grupo de mercenarios.

La mecánica del sueño y la amnesia juegan un papel fundamental mezclando la realidad con una sensación onírica donde se inscribe una leve sensación de poesía en la manifestación de las mariposas, a través de la premisa ¿vives en el mundo real? La historia avanza con gran velocidad por la naturaleza de la narrativa, así como el formato en el que nos presentan, pero no por ello carece de profundidad. Los personajes interactúan de manera orgánica y sana entre ellos y cada elemento característico de la serie se involucra sin romper con la historia.

cowboy-bebop-2

Al final, nos encontramos con una expresión mixta, un anime que trata de ofrecer un poco a cada individuo, evitando caer en los elementos característicos del género, pero sin excluirlos por completo y agregando elementos de la cultura occidental, logrando, en mi muy particular opinión, una amalgama perfecta entre la belleza estética del anime, su complejidad argumental y la explotación del elemento emocional sin llegar al melodrama con una historia donde se explora la sensación de abandono, soledad, y aburrimiento existencial mezclando todo con un humor casi infantil, mucha acción de artes marciales y persecuciones policiacas, una pincelada de fan service y un soundtrack que, como es costumbre de Shinichiro Watanabe, es exquisito.

Cowboy Bebop es una obra de arte; un regalo de Japón para el mundo entero, pero al igual que otros gigantes de la animación japonesa como Evangelion o Dragon ball, las características que la convierten en una serie exitosa en occidente, son las mismas que la limitan frente a los amantes del anime. La serie, desde sus reseñas hasta las recomendaciones, genera una expectativa casi inalcanzable y tiende a decepcionar a muchos por la complejidad de su estructura y la aparente falta de cohesión.

Cowboy Bebop puede funcionar como puente cultural entre oriente y occidente, también puede ayudar a introducir nuevos consumidores al mercado del anime y permite a gente que no tiene interés alguno por la animación japonesa, incursionar de manera agradable al género sin sentir la profunda alienación que el anime “autentico” puede generar en occidente. Sin embargo, para muchos puede resultar poco entretenida por su humor extraño, sus referencias ambiguas y el equilibrio que intenta alcanzar entre las dos culturas. Al final, es una serie muy recomendable a la que vale la pena darle un vistazo sin esperar verse extasiado por la maestría de una obra sin paragón.

Cowboy-Bebop-Bang

Es que… era un solitario; siempre estaba solo. Nunca tuvo con quién compartir un juego, era un hombre que vivía en sueños. Así era él.

Cowboy Bebop: Knockin’ on Heaven’s Door

KIMI NO NA WA (君の名は) y la leyenda en la que todos queremos creer: “el hilo rojo del destino”

Sí, bueno, lo sabemos, esta película no tiene nada que ver con el universo de Stephen King, pero era imposible no agregarla a esta sección después de ser testigos de la maravillosa adaptación cinematográfica de Kimi No Na Wa o mejor conocida como Your Name (Tu nombre).

Seguir leyendo “KIMI NO NA WA (君の名は) y la leyenda en la que todos queremos creer: “el hilo rojo del destino””

Hideyuki Kikuchi, El Stephen King Japonés

Para los amantes del anime (de esos de hueso colorado) Hideyuki Kikuchi podría ser un nombre lo suficientemente popular para estar de acuerdo en el título que se le ha puesto. Y es que, este hombre es la base para referirse al anime de la vieja escuela y para hablar nada más y nada menos que de Vampire Hunter D, Darkside Blues y Wicked City. Si aún con estas referencias no sabes de qué carajos te estoy hablando y por qué compararlo con el “rey de terror” déjame explicarme.

Seguir leyendo “Hideyuki Kikuchi, El Stephen King Japonés”