Los demonios que poseen a Devilman Crybaby

Hoy quiero aprovechar que está todo el hype sobre Devilman Crybaby para hablar un poco de ella y dar mi opinión sobre esta serie. Debo admitir que soy parte de la minoría que no ama Devilman Crybaby.

Como no quiero meterme en líos con nadie diré de una vez que habrá spoilers y todo lo que contenido en el texto es completamente subjetivo, por lo que no debe considerarse como la verdad absoluta.

Seguir leyendo “Los demonios que poseen a Devilman Crybaby”

Un pequeño vistazo a las historias fantásticas de Stephen King, el rey del terror

Historias fantásticas es una antología de algunas de las historias cortas que King ha escrito a lo largo de los años.

La editorial DEBOLSILLO publicó en 2014 una segunda edición (veintinueve años después de la publicación original en 1985 llamada Skeleton Crew) un compendio titulado Historias Fantásticas aunque cabe recalcar, que este libro sólo representa una parte de la obra original, pues fue dividida en varios compendios de diferentes editoriales.

La mayoría de las historias son independientes, no obstante, comparten varios tópicos, ya que, al ser muy diferentes, todas beben de una forma narrativa que genera en el lector cierta sensación de intranquilidad, donde incluso, algo ridículo o cotidiano puede parecer aterrador.

En ellos, Stephen King, oscila en distintos estilos de escritura donde se puede encontrar el manejo de la fantasía en diferentes niveles, yendo desde lo increíble hasta lo ridículo, pasando por la crueldad y la crudeza de la psicología humana y regresando a lo paranormal.

“Hay tigre”

Donde un niño va al baño de la escuela, solo para encontrar un tigre sentado frente al espejo.

“El ordenador de los dioses”

Tras la muerte de su sobrino, un hombre encuentra una computadora hecha a mano que planeaban regalarle, y que pronto descubrirá, no es una computadora cualquiera.

“La playa”

Dos cosmonautas están atrapados en un desierto eterno cuando un terrible accidente destruye su nave.

“Apareció Caín”

Un estudiante frustrado, aprovecha el último día de clases para probar su rifle.

“Zarabanda Nupcial”

Una pequeña banda de Chicago se ve envuelta con la mafia y los problemas que la plagan al ser contratados para una boda.

“Reparto Matutino”

Un lechero deja pequeñas sorpresas en las entregas que realiza durante una mañana cualquiera.

“Ruedas: un cuento de lavandería”

Mientras buscan quien verifique su coche, un par de amigos ebrios se ve cara a cara con cierto repartidor de leche.

“El hombre que no quería estrechar manos”

Una noche, jugando cartas, nuestro protagonista encuentra un extraño hombre que se rehúsa a tocar a los demás, y lo que parece simple paranoia acaba siendo algo mucho más siniestro.

“La imagen de la muerte”

Tras verse reflejado en un espejo supuestamente maldito, un coleccionista descubre que quizá no fue buena idea tratar de comprarlo.

“El camión del tío Otto”

La historia nos cuenta de un joven que se encuentra a su tío, un loco que jura que el camión decrépito de enfrente lo persigue intentando matarlo.

“El brazo”

En sus últimos momentos, tras haber pasado toda su vida en una pequeña isla, Stella decide que quizá valga la pena intentar cruzar “El brazo” que la separa de tierra firme.

El texto sorprende con un poco de poesía, que, aunque no insoportable, deja en claro que el territorio indiscutible de King es la narrativa.

“Paranoia: Un canto”

Un hombre con un caso extremo de paranoia cuenta todas las veces que el mundo se ha aliado para deshacerse de él.

“Para Owen”

Desde la perspectiva de su hijo, King habla sobre una escuela poblada por nada más que fruta.

“Reparto matutino”

Habla sobre un psicópata que trabaja como repartidor de leche, ningún asesinato violento. La cotidianeidad es el elemento de terror, sin necesidad de elementos o criaturas sobrenaturales. Spike, el protagonista, modifica el contenido de las entregas: un poco de afrodisiaco en una botella, ácido o veneno en otra. Aunado a ello, su personalidad es “pasiva”, tanto que contrasta con las situaciones que se desarrollan a partir de las entregas que, si bien son innaturales, no rebasan la lógica para convertirse en fantasía. Esta es la única historia con una secuela. – “Ruedas: Un cuento de lavandería”.

En general, los textos, resaltan el más puro estilo de King. Grandes descripciones ambientales y detalles que dan vida a cada escena. No es lo mismo que te digan que hay una computadora en la mesa a que te describan qué tan maltratada está, el color, la marca, etc. Un elemento fundamental en la mayoría de las historias es la influencia que han ejercido varios autores clásicos del género en King.

Puedo recomendar ésta antología a dos tipos de personas, primero; a todos aquellos que ya son fanáticos de King y que desean conocer más de sus obras, en especial sus clásicos.

Después; a aquellos que aún no conocen a King y disfrutan de lecturas cortas pero sustanciales, puesto que la mayoría de las historias no rebasan las treinta páginas y pueden servir como “probadas” para introducirse en el género, sin el compromiso que implica la lectura de una novela entera.