Miedos infantiles

Manuel Hernández

Hace como 13 años en clase, un profesor de Humanidades nos realizaba la siguiente pregunta: ¿qué es la felicidad? y minutos después compartimos en voz alta nuestra humilde opinión sobre dicho cuestionamiento. Terminamos de escuchar a 36 adultos de 19 años aproximadamente y la conclusión fue: «la felicidad es la ausencia del miedo» pero como toda respuesta me llevé a casa la incógnita de la palabra clave (miedo), que en días recientes me volvió a resonar por diversas experiencias en soledad.

Etimológicamente se deriva del latín metus “temor” además por definición de la RAE (Real Academia Española) la palabra miedo es angustia por un riesgo o daño real o imaginario y recelo o aprensión que alguien tiene que le suceda algo contrario a lo que desea. Sinceramente, en mi opinión, es que me camine una araña de cualquier especie o si quiera verme desde dos metros de distancia con sus mil ojos -eso para mí es fallecer al instante-. Recuerdo que el miedo es una emoción natural que pasa por la amígdala y llega a la corteza prefrontal del cerebro y este inhibe la realización de comportamientos selectivos para ayudarnos a través de un proceso biológico-neuronal cómo encarar un problema, sin embargo, quisiera dejar en claro que para mí el miedo es pura supervivencia ante cualquier situación que altere nuestro entorno.

La psicopatología infantil es la disciplina que estudia las causas del miedo en la niñez, así como los indicadores de las alteraciones de ansiedad que incluyen manifestaciones cognitivas, conductuales y fisiológicas. Asimismo, los niños ansiosos presentan numerosas preocupaciones generalmente basadas en percepciones inadecuadas de las demandas del entorno y en una subestimación de sus habilidades para afrontarlas; por lo tanto, me interrogo lo siguiente, ¿qué ejemplo les estamos dejando a los niños de este milenio para que se estén preocupando a temprana edad…?

A partir del nacimiento nos vemos expuestos a la vida sin la burbuja protectora del vientre materno, lloramos por ese cambio brusco de comodidad al comienzo de nuestro respirar y es justo hasta los 18 meses de vida que interactuamos con el miedo a no estar en paz con mamá, esa sensación de no protección y abandono que sin ser conscientes empezamos a experimentar, aquel miedo a un animal que tal vez observamos gigante, la soledad, la obscuridad o el sonido del trueno a las primeras interacciones de lluvia son unos pequeños ejemplos de temor a lo desconocido. La autonomía de este recorrido la dará el amor, la comprensión, la seguridad, el respeto y la aceptación incondicional de nuestras figuras familiares para que poco a poco sea el momento de explorar y experimentar el crecimiento natural.

Llegados a los 6 años, comparten los expertos, que comienza el miedo al miedo por la apertura de esta realidad y la conciencia que hemos formado a través de la repetición del entorno cultural desde creencias, medios de comunicación, tradiciones que activan neurotransmisores propios de modo que comienza la idea de muerte hacia los 8-9 años y es aquí donde como infantes experimentamos nuestra primera crisis de “¿todos los seres vivos y todas las personas tenemos que morir?”

La crisis se evapora con la comprobación de que día a día no ocurre algo grave y más en una sociedad como la nuestra donde terminamos redactando <> en la primaria y diseñando ofrendas de varias repisas para los que se nos adelantaron, de manera que terminamos oliendo a una combinación de carbón, ocote o copal (sin olvidar también incontables dulces) y la cara pintada de catrina en noviembre.

El miedo es una función biológica evolutiva, psicológica, social; así que como adultos no deberíamos aumentarlo a temprana edad juzgando ni promoviéndolo, ya que su control-tolerancia son necesarias para una comunicación didáctica e incluso nos puede ayudar a desarrollar una creatividad y/o madurez positiva y asertiva.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s