Mike Mignola, La mano derecha de la destrucción o la mente creadora de un mito moderno

Durante las últimas décadas hemos visto desfilar por las salas de cine un sinfín de adaptaciones de otros formatos a la pantalla grande: Historias de héroes y villanos nacidos del tumultuoso siglo XX, historias de crimen que nos transportan a las ciudades corruptas y oscuras de la prohibición, intrigas y fantasía en mundos de dragones, magia y protagonistas inverosímiles, ficción histórica que excita nuestra curiosidad por los siglos pasados y ciencia ficción que mezcla nuestras fantasías más salvajes con nuestros miedos más profundos; todo transformado en la moderna mitología que define a generaciones enteras.  

Nombres como Jack Kirby , Stan Lee, Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, entre muchos otros, se han convertido -para pesar de algunos de ellos- en referentes de la cultura pop. No obstante, entre todos estos nombres ilustres, existe uno en particular que ha sabido tomar un camino distinto en su aventura creativa y mezclando folklore, horror y ficción con el mundo de los superhéroes, se ha convertido por sí mismo en referente: Mike Mignola. 

Mignola, nacido en 1960, no necesita más presentación, ni yo copiar sus datos desde wikipedia. Su trabajo abarca guión y arte desde 1980 para Marvel comics, pero su pasión por el horror y lo oculto, así como su gusto por el folklore, le permiten en 1994, publicar junto con Dark Horse comics el primer número de Hellboy, titulado: Semilla de la destrucción (Seeds of destruction), para así continuar hasta hoy día con una serie apenas interrumpida por breves periodos, además del ya confirmado reebot para el 2019, Hellboy. 

No obstante, el trabajo de Mignola ya había alcanzado las salas de cine hace más de una década y dirigida por Guillermo del Toro, en 2004 se estrena la primera versión de Hellboy, tomando elementos de las primeras tres entregas de la serie: Seeds of Destruction (Semilla de la destrucción), Wake the Devil  (El despertar del diablo), y Ther right hand of Doom (La mano derecha de la perdición), pero con las características esperadas en una película tipo blockbuster, se convirtió en una historia bien recibida por el público, abriendo la puerta para que en 2008, su secuela, “Hellboy II: The golden army” (Hellboy II: el ejército dorado), fuera estrenada en las salas de cine. Ésta siendo una historia más independiente a los comics, focalizada más en la fantasía y la mitología al gusto de Guillermo del Toro. 

Por supuesto, desde la perspectiva de la adaptación, ambos filmes sufren de elementos irreconciliables con la obra original, elementos como la particular relación romántica de dos de los protagonista, una carencia de trabajo en la profundidad de los personajes o la mezcla deliberada de elementos del universo de Hellboy en un muy condensado film, son elementos que podemos señalar de cualquier adaptación. Sin embargo, desde la visión de del Toro, el trabajo es pulcro y cualquier cambio se debe únicamente a las exigencias del género cinematográfico; al tiempo en pantalla, a la necesidad de acción, romance y otros elementos exigidos por una serie de demográficos, para así lograr una historia interesante, entretenida y por supuesto, redituable. 

No obstante, Hellboy, desde la perspectiva del mundo del comic, es una obra mucho más que interesante. A diferencia de las clásicas historias de superhéroes, constituidas sobre la ciencia ficción y una fantasía más adaptada a la modernidad, Mignola levanta su mundo desde las ruinas de un pasado críptico, utilizando con gran creatividad y fidelidad elementos del floklore de medio mundo, incluido México; es así que podemos ver las viejas tradiciones bíblicas de la caída de Lucifer o célticas como Dagda y los Tuatha Dé Danann (hijos de Dana o tribu de Dana), Baba Yaga del folklore eslavo, o las implicaciones del Ragnarok escandinavo, mezclados con ambientes oscuros y misteriosos de la modernidad; casi una cópula entre la literatura de Raymond Chandler y John Huston con Mary Shelley y Bram Stoker, aderezado con las el carisma de las películas de El santo y por supuesto, con influencias del clásico favorito de todos y del dominio público, H.P. Lovecraft. Así el terrible Ogdru Jahad y sus 369 Ogdru Hem, seres de destrucción y apocalipsis, rinden tributo a los vástagos de su mitología: Cthulhu, Yogg Sothoth, Nyarlathotep o el temible Azathot. 

Hellboy (2004) 

La primera adaptación de Hellboy fue brillante, en especial para los estándares de una época en que las películas de superhéroes apenas comenzaban a tomar relevancia y credibilidad. Es siempre importante recordar el peso que tiene un grupo de gente que no posee interés alguno en algo distinto al dinero, pero que financia la producción de estas películas y cuya opinión poco educada y menos interesada aun en el tema, es el principal obstáculo para la adaptación de nuestras historias favoritas a la pantalla.  

Sin embargo y pese a todos los obstáculos, en 2004, podemos presenciar la aparición de un personaje mucho menos popular que los que vemos hoy día en las pantallas de cine, que nos guía por un mundo muy parecido al nuestro, excepto que todas aquellas leyendas y mitos que componen la cosmovisión de culturas como la celta, gaélica o escandinava,  son parte de esa realidad. No obstante, al igual que la vida real, el mundo se vuelve más gris y apático con el progreso de nuestra sociedad y abandona las maravillas de un mundo primigenio, pero lleno de elementos de colores vívidos, fantásticos y mágicos, forzándolos a retirarse poco a poco a la oscuridad que reina bajo tierra, mientras una serie de fuerzas obsesionadas con el dominio y la destrucción dedica esfuerzos titánicos para traer de vuelta las peores pesadillas que este mundo ha presenciado. 

Tal vez, al final no sea un mundo tan distinto del nuestro. 

La magia, el misticismo y lo oculto juegan un papel fundamental, tanto en el papel del comic, como en la pantalla grande y es así que, de manera análoga entre las dos versiones (comic y filme) somos espectadores de un grupo de investigadores del régimen nazi que, ayudados por un poderoso hechicero, llevan a cabo un ritual para traer al mundo el arma de destrucción más poderosa que pueda existir. 

Durante el desarrollo del filme, podemos observar los elementos que caracterizan la historia de Mignola y a su protagonista Hellboy: un ser destinado a desatar la ruina sobre la civilización pero que, en oposición a un destino impuesto, la crianza llena de valores y grandes ejemplos, generan en él a un ser dispuesto a ayudar y proteger a la sociedad de aquello para lo que fue traído al mundo. 

Al final, nos recuerda que la humanidad, la compasión, el coraje y el deseo de proteger aquello que amamos son un componente propio de nuestra cultura; de aquello que nos constituye como sociedad, pero que sin embargo, es lo que compartimos con  aquellos que caminan a nuestro lado día con día, lo que nos permite desarrollarnos como verdaderos humanos y no como simples monstruos de egoísmo y miedo. 

Hellboy II: El ejercito Dorado (2008). 

En Hellboy IILos elementos de folklore y fantasía retoman poder, dejando fuera las maquinaciones y ambiciones humanas, para sustentarse sobre una de las ideas que domina la trama hacia el final del arco original de Hellboy; los seres antiguos que la humanidad ha obligado a vivir en el anonimato (elfos, trolls, duendes, hadas) intentan retomar el mundo en el que alguna vez medraron y construyeron grandes reinos. 

También juega con tópicos de dualidad, donde los gemelos Nuada y Nuala donde el príncipe Nuada encarna el orgullo herido por la frustración de ver a su raza disminuida a un reino clandestino y debilitado,  mientras que la princesa Nuala constituye la compasión y la sabiduría frente a un destino del que no pueden huir, elaborando una historia trágica con elementos que nos permiten contemplar el padecer de una sociedad en el exilio y las frustraciones, miedos y retos a los que se enfrentan aquellos que sufren en carne propia aquel destino. 

Al final el universo que Mignola nos entrega resulta particular y poderoso a la vez, gracias a la profundidad, la belleza trágica, la solidez mitológica y el desarrollo de un arco continuo y único; elementos que, adicionados con un arte sublime y oscuro así como una narrativa inteligente y bien sustentada, convierten a esta obra en una historia fascinante y llena de matices que lleva de la mano al lector por una serie conflictos y anécdotas fantásticas cuya conclusión aun no ha sido alcanzada y que garantizan una experiencia inolvidable para aquellos que se sumerjan en el mundo esotérico y legendario de Hellboy. 

Los personajes que se enfrentan a todo tipo de mitos extraídos del folklore de nuestras sociedades, manifiestan una humanidad -si, en efecto humanidad es la mejor palabra para describirlo- inusitada frente a la enormidad de los conflictos. El miedo, la impotencia, los dilemas morales y emocionales de cada personaje nos permiten identificarnos con un ser mitad demonio traído directo del infierno, con una piromante todo poderosa cuyo don le niega toda posibilidad de una vida normal o con un hombre anfibio sin pasado pero más humano que muchos de nosotros. 

Al final, las historias que leemos en las páginas de Hellboy nos representan, nos hablan y nos interpretan desde las maravillosas posibilidades de un mundo lleno de magia y ficción y nos permiten contemplar elementos de nuestra composición individual reflejados en personajes que, a pesar de sus deseos, miedos o limitaciones, no solo enfrentan a megalómanos obsesionados con la destrucción, agencias secretas con agendas particularmente inmorales y monstruos mitológicos que desafían toda lógica, también deben mirarse en un espejo y responder a las preguntas feroces de aquel reflejo sobre sus anhelos, sus conflictos y las consecuencias de las decisiones que les constituyen como héroes… o villanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s